Mi visión como CEO de una software factory

Este 2019 ha sido un año lleno de aventuras en LambdaLoopers. Hemos tenido subidas de aplicaciones a producción en caliente, ampliaciones de proyecto enormes, un montón de desarrollo de aplicaciones tanto web como móvil, e incluso un proyecto en Silicon Valley!

Este 2019 también hemos vivido algo que ya sabíamos pero que no queríamos aceptar: la gente no se queda trabajando en el mismo sitio para siempre.

Barcelona es un lugar lleno de oportunidades y es normal querer experimentar como parte del crecimiento profesional.

“Una buena planificación es esencial para un buen desarrollo”

También hemos aprendido mucho acerca de la importancia de una buena planificación tanto a nivel de definición de proyecto como de calendarización de las entregas para poder tener una velocidad de desarrollo estable y una carga de trabajo controlada.

Otra de las cosas importantes que hemos aprendido este 2019 es la importancia de que cada proyecto y cada una de sus funcionalidades aporte mucho valor a tu cliente, ya que por bien hecha que esté una aplicación o una funcionalidad, nadie va a estar contento con ella si no aporta un valor fundamental.

Es por esto que cada vez más buscamos entender el valor de cada funcionalidad antes de empezar a ejecutarla, y miramos de ejecutar sólo aquellas funcionalidades que creemos que tienen sentido para el cliente y sus necesidades del momento.

Preferimos que cada euro que nos paga un cliente le aporte un alto grado de valor.

La nueva estrategia para el 2020

Con todo esto en mente hemos tomado una serie de iniciativas para tener en cuenta todas estas realidades y usarlas para ofrecer más valor como empresa.

Por suerte, el hecho de que Barcelona sea un lugar lleno de oportunidades también la convierte en un sitio genial para encontrar a tus compañeros de trabajo ideales!

¿Y quien mejor que el propio equipo para escoger a sus compañeros?

Hemos evolucionado nuestro proceso de contratación para que sea el propio equipo quien decide en todo momento quiénes serán sus nuevos compañeros de trabajo. Esto juntamente con un proceso de contratación continuo hace que el equipo tenga la autonomía para evolucionar y adaptarse según la planificación de futuros sprints.

Esta planificación se actualiza constantemente y es visible para todos los miembros del equipo juntamente con otras de las métricas clave de la empresa, permitiendo así que todas las decisiones del equipo cuenten con la información completa de la situación.

Apostamos por la diferenciación para aportar valor

Uno de los puntos más importantes por los que apostamos es el convertirnos en una empresa de desarrollo de software 100% agile.

Hasta ahora hemos estado perfeccionando la ejecución de los proyectos de software en formato SCRUM, y esto nos ha ayudado mucho a poder realizar entrega contínua a nuestros clientes, a medir nuestra velocidad de ejecución y a organizar nuestro trabajo para ser de lo más eficientes.

Este 2020 vamos a ir más allá y vamos a quitar nuestro foco de la venta de proyectos de software y ofreceremos a nuestros clientes un servicio de desarrollo agile, en otras palabras: pararemos de vender proyectos cerrados y empezaremos a vender sprints. 

Con esto queremos acabar con uno de los estigmas más grandes en el mundo de desarrollo de software: no se puede definir una aplicación al detalle debido a que esta va a estar en constante cambio, incluso antes de salir en producción.

Desmontando falsas sensaciones

La paradoja empieza cuando intentas juntar esa forma de ver el desarrollo de software con el hecho de que el cliente sigue pensando en el proyecto como algo con un precio cerrado, una fecha de entrega concreta y unas prestaciones escritas en firme.

Delante de la paradoja de tener un contrato con una definición rígida firmado y un cambio no previsto en la necesidad final de la aplicación nos encontramos en la situación de negociación que la metodología agile pretende eliminar, una situación donde o bien gana el proveedor o bien gana el cliente.

Otra situación que deriva de esta, es el conocido hecho de añadir un margen extra para protegerse de esta situación.

Dicho margen perjudica a los clientes que se ciñen al contrato y ceden en los casos de conflicto, y premian a los clientes que más luchan por sacar el máximo de valor, ya que son estos últimos los que acaban recibiendo un precio justo.

En LambdaLoopers apostamos por la transparencia y es por eso que vamos a luchar por desarrollar las aplicaciones que nuestros clientes necesitan en cada momento y por el precio justo, permitiéndoles priorizar y modificar los requisitos en cualquier momento y desarrollando nueva funcionalidad solo mientras sea necesario.  

Adrià Batlle
CEO

Queremos conocerte, hablemos

Al pulsar en “Enviar” aceptas nuestra Política de Privacidad para tratar tus datos con la finalidad de tramitar las consultas que puedas plantearnos.