Hola,
Me presento, soy Cristina Rojas, consultora de marketing digital para startups y emprendedores.

Desde hace algún tiempo colaboro con Lambaloopers y ahora lo hemos hecho oficial. Me gusta escribir y más si lo hago en un blog de calidad. Estaré por aquí compartiendo contenido una vez al mes. No te pierdas mis posts para saber un poco más de marketing. Comenzamos el #lambapost

Como ya sabes, Lambaloopers son expertos en la metodología agile y en este post hablaremos de por qué la metodología SCRUM es genial para startups y cómo afecta eso a su estrategia de marketing.

¡Comenzamos por el principio!

¿Qué es la metodología agile?

Allá por el 2001 un grupo de expertos crearon en EEUU la metodología agile que tiene como base principal que si el mercado es volátil, las empresas deberían ser ágiles en sus procesos para poder adaptarse a los cambios.

En la metodología Agile no se planifica ni se diseña el producto por adelantado, evoluciona basándose en bucles de retroalimentación. Se trabaja por períodos (denominados sprints), que pueden ser de dos o tres semanas, y durante ese tiempo cada miembro del equipo debe ejecutar una serie de tareas. Al final del sprint, se entregan los avances y se comienza de nuevo el proceso. De este modo, el cliente va recibiendo poco a poco novedades y puede ir marcando prioridades o introduciendo cambios.

Según algunos estudios, casi el 80% de las empresas del mundo utilizan la metodología agile en sus procesos de gestión

Una organización agile es una organización con un mindset agile:

  • Centrada en su cliente y en los cambios del mercado
  • Toma decisiones rápidas con equipos multifuncionales y autogestionados
  • Revisiones periódicas de feedback del cliente y lo adapta al plan de una forma rápida
  • Transparencia total en la decisión

¿Por qué recomendamos el método agile para startups?

Si estás leyendo este artículo es porque eres emprendedor y seguramente o has creado una startup, estás en ello o tienes a alguna cerca. Todos los proyectos startups tienen una cosa en común que es su volatilidad. El 90% de las startups fracasan porque el producto no encaja en el mercado.

Pero, ¿Por qué llevarnos meses para conseguir un producto sin saber si vamos por el buen camino? Muchas startups intentan seguir el método Lean Startup que proviene de la filosofía de Toyota. De esta manera, el objetivo es crear un producto mínimo viable con lo que salir al
mercado y poder testear.

El método Lean Startup es súper recomendable pero te recomendamos fusionarlo con la metodología agile para ver la verdad magia. Básicamente lo que conseguimos con el método ágil es preguntar al cliente, involucrarle en el proceso de creación de cualquier producto o servicio con el objetivo de asegurarnos de que es lo que realmente necesita. Esta es la clave para no lanzar al mercado algo que el mercado no quiere.

Los principios Lean Startup se encargan de “qué” construir mientras que las metodologías ágiles se encargan de “cómo” hacerlo.

¿Cuáles son los principales beneficios de ser una startup ágil?

El principal beneficio es que agilizamos procesos de prototipo de productos o servicios por lo que adelantamos la puesta en el mercado para así, comprobar su viabilidad. De esta manera, el tiempo de reacción ante cualquier error es superior, permitiendo una modificación del planteamiento inicial en el caso de ser necesario.

¿Qué otros beneficios nos brinda la metodología agile en entornos startups?

  • Mejora de la satisfacción del cliente: Las metodologías ágiles recogen el feedback de cliente y lo utilizan para optimizar las características del producto. La continua interacción entre los desarrolladores y los clientes tiene como objetivo asegurar que el producto final sea exactamente lo que el cliente busca y necesita.
  • Potencia la motivación del equipo: cualquier miembro del equipo conoce el estado del proyecto en cualquier momento. Esto hace que se sientan partícipes del proyecto y por lo tanto, aumenta su motivación.
  • Ahorramos tiempo y costes: evitamos hacer cambios en el producto o en la estrategia sin que estén validadas por el mercado. También seremos más rápidos en ver posibles errores y problemas de producto.
  • Aumento de velocidad y agilidad: es posible entregar en el menor intervalo de tiempo posible una versión mucho más funcional del producto.

¿Qué es el agile marketing? ¿Cómo puedo implementarlo en mi organización?

Consiste es trasladar esta metodología agile en el departamento de marketing. Llevar a cabo una estrategia de marketing ágil nos ayuda a:

  • Tener una planificación más eficiente
  • Priorizar y ser más productivo
  • Aprender continuamente así como impulsar e incentivar nuevas ideas.

Para entenderlo mejor debemos de mencionar qué principales roles necesitamos:

  • Jefe de Producto: Decide y elige en qué proyectos trabajará el equipo. Es quien mejor comprende las necesidades de los clientes y sabe qué es lo que marcará la diferencia en el mercado.
  • Miembros del equipo: La fórmula clásica es de 7 personas.
  • Facilitador o Scrum master: Es el guardián del proceso. Facilita el trabajo, lo organiza e intenta eliminar los obstáculos que pudieran ralentizar al equipo.
  • Backlog: Es el encargado de categorizar la lista de tareas pendientes.
  • Encargado de prioridad: tendrá que estar en contacto directo con el encargado de backlog.
  • Encargado de sprints: Cada Sprint contiene unas determinadas tareas, las cuales han sido sacadas del Backlog por orden de prioridad. Un sprint debe durar entre 1 a 4 semanas.
Las organizaciones ágiles no dedican meses a planificar un solo ejercicio sino que establecen objetivos en plazos más cortos, como cuatrimestres, en los que caben varios ciclos de acción relacionados y hacen un seguimiento de KPI’s que permite analizar y replanifican de un plazo al otro.

El gran objetivo de trabajar con metodologías ágiles para el marketing es poder gestionar a la vez muchas campañas y tener buenas ideas al mismo tiempo.

¿Cómo puedo implementar el método agile en mi departamento de marketing?

Os recomendamos mucho la lectura de este artículo de Mckinsey sobre Agile Marketing: Step-by-step y “¿Qué es una metodología Agile Marketing?” de Artyco.

  • Paso 1: Define los objetivos, el proyecto y tu target: Debemos tener claro los objetivos, a qué target vamos y sobre todo quién forma parte de este equipo de marketing agile.
  • Paso 2: Creación del equipo: recuerda los perfiles que debemos tener en el equipo.
  • Paso 3: Crea la War Room: la war room es el sitio físico. Mckinsey nos recomienda que sea una sala ambiente relajado que fomente la creatividad y el trabajo colaborativo.
  • Paso 4: Definición de las normas de la war room: colaboración continua en el equipo, focalización en lo sencillo, incluir diferentes opiniones, …etc.
  • Paso 5: Análisis de datos con el fin de identificar oportunidades. Se recomienda hacer un informe rápido e individual en cada sesión, el cual muestre qué se consiguió el día anterior y lo que se planea hacer ese día.
  • Paso 6: Diseña pruebas y priorízalas. Además de analizar deberemos tener tests para comprobar si las ideas son buenas o no.
  • Paso 7: Ejecución de las pruebas. El equipo debe realizar cada cierto tiempo una serie de pruebas que certifiquen que los cambios que se están realizando funcionan.
  • Paso 8: Repite la idea que funciona. Al final de todo el proceso, el equipo de la war room debe abrir un debate en el que hable sobre lo que se ha aprendido durante el proceso, así como abrir vías de comunicación al resto de la compañía respecto a lo que han realizado.
Ahora ya conoces más sobre por qué las startups deberían seguir el método agile.
¿Y tú, aplicas agile cuando trabajas en equipo?

Queremos conocerte, hablemos

Al pulsar en “Enviar” aceptas nuestra Política de Privacidad para tratar tus datos con la finalidad de tramitar las consultas que puedas plantearnos.